domingo, 24 de julio de 2011

Las flechas en la aljaba (III): ¿Cómo amo?

¿Cómo tengo que amar? 


Tengo que fijarme exactamente en el modelo de Jesús, pues Él amó perfectamente. 

Sí, pero en el día a día, me fijo en las cosas que hago y me pregunto si las hago por amor. 


Creo que mi misión como cristiano es hacer grandes cosas, comportarme heroicamente con grandes obras, llevar a cabo empresas muy esforzadas... 

Pero Jesús me pide algo más sencillo: lo primero es amar HOY; lo demás, vendrá después. 


Y así lo han hecho los grandes santos.


Amar en el día a día, en las pequeñas cosas, en cada tarea que hacemos: 
- cuando recogemos la mesa después de comer, 
- cuando hacemos una fotocopia a un compañero en la oficina, 
- cuando cedemos el paso a alguien alocado en el tráfico, 
- cuando subo en el ascensor con otra persona y le pregunto a qué piso va para pulsar el botón en su lugar,
- cuando no participo en el chismorreo al que me invitan,
- cuando pongo la lavadora en mi casa,

Sin amor, nada; con amor, todo.
Ama y haz lo que quieras.

1 comentario:

  1. En esas estamos, en las cosas simples de la vida; tal vez, con suerte alcancemos el premio.

    ResponderEliminar