sábado, 11 de agosto de 2012

¿Qué es el Denzinger?


El Denzinger es la denominación común por el que conocemos la obra denominada "Enchiridion symbolorum definitionum et declarationum de rebus fidei et morum" (Compendio de las definiciones de los símbolos y de las declaraciones de las materias de fe y costumbres) conocida modernamente en español como "El Magisterio de la Iglesia".

Fue publicado por primera vez en 1854 por Heinrich Denzinger dedicando su primera edición a S.S. Pío IX.

Contiene los documentos más importantes del magisterio eclesiástico, incluyendo definiciones papales, documentos de concilios ecuménicos (y locales) y otros documentos de relevancia en la Historia de la Iglesia.

Es una fuente de conocimiento de primera mano que nos permite acercarnos a todos estos textos de manera compendiada y sucinta. De todos los textos se aporta su versión en la lengua original (latín, principalmente) y su traducción al español.

Actualmente lo edita Herder  y va por su 38ª edición alemana (de la que la española es traducción), al menos en la que tengo en mi poder. En esta edición se incluyen documentos hasta S.S. Juan Pablo II.

La obra consta de las siguientes partes:

PREFACIOS
- Prefacio a las últimas ediciones.
- Indicaciones para el uso teológico del Denzinger.
- Indicaciones para la lectura.

PRIMERA PARTE. Confesiones de fe.
- Confesiones de fe de la Iglesia Antigua.

SEGUNDA PARTE. Magisterio eclesiástico.
- Documentos papales y conciliares desde Clemente I Romano hasta Juan Pablo II (1995), por orden cronológico.

ÍNDICES
- Índice sistemático: índice de materias interesantísimo para poder acceder a todas las referencias que aparecen en la obra relativas a alguna materia de la fe y las costumbres.
- Índice de referencias bíblicas.
- Índice de documentos.
- Índice analítico.

El uso del Denzinger debe realizarse con las debidas cautelas para no interpretar que todo lo que contiene dicha obra tiene el mismo valor doctrinal. Para su uso resulta imprescindible la lectura previa de las indicaciones para su uso teológico.

3 comentarios:

  1. Para el creyente, el Magisterio de la Iglesia es la continuidad del testimonio de los Apóstoles y de la Palabra.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, es la aplicación a nuestros tiempos del tesoro recibido. Un abrazo.

    ResponderEliminar