domingo, 15 de marzo de 2015

¿Y si creer me complica la vida?

Comenzaste a servir al Señor, quizás no recuerdas cuándo o hace poco tiempo. Tu intención es dedicar todo tu ser a Él, modelar tu voluntad a la suya y ponerlo en el centro de tu existencia.

Pero no faltan las ocasiones en las que ves que todo te va mal. Los problemas se suceden a veces sin dejar tregua, incluso en los momentos más tranquilos de tu vida. Cualquier cosa se vuelve una contrariedad, una dificultad, un escollo que salvar.

Tus pecados vuelven una y otra vez y te ves como Sísifo, intentando subir una piedra por la ladera de una montaña, para a continuación ver cómo la piedra vuelve a caer y todo recomienza.

Todas estas dificultades complican tu vida, te transmiten ciertamente angustia y tristeza. Llegarás a pensar que Dios te está mandando todas estos problemas a tí, que quieres amarle y servirle.

La duda está sembrada en tu corazón. ¿Es posible que Dios te trate así? ¿Merece la pena continuar en esto? ¿No viven mejor otras personas que se encuentran alejadas de Dios?

¿Qué me está pasando?

Lo que te ocurre es el efecto de la principal argucia del demonio: sembrar en tí la falta de paz.

La santidad se construye sobre la paz interior, por lo que el diablo actúa quitándote la paz para que tú termines por pensar que nada merece la pena.

Por lo tanto, la principal labor del cristiano es mantener la paz en su corazón.

La paz es la mejor tierra sobre la que sembrar la vida de fe. Y al mismo tiempo la vida de fe debe procurarte un trasfondo de paz en tu interior.

Jesús quiso compartir nuestra humanidad para que fuéramos plenamente conscientes de que Él sabía de nuestras pasiones, nuestras debilidades, nuestros cansancios, nuestros buenos propósitos realizados o no.

Muchas personas creen que las cosas malas nos suceden porque son castigo de Dios, porque hemos sido víctimas de un juez implacable que no nos deja ninguna tregua. Sin embargo olvidamos que las situaciones dolorosas nos suceden a todos, y los que tenemos fe las aprovechamos para superarlas y acercarnos más a Dios.

Y todo esto viene a robarnos la paz y a sembrar en nosotros la duda de si la vida de fe sirve para algo o no.

La fe es la que nos equipa para la lucha contra el mal, la que da sentido a nuestra vida y la que nos enseña el camino correcto a lo largo de nuestra existencia.

La fe nos hace mirar hacia nuestro interior, buscar a Jesús para encontrarlo en el centro de nuestra alma, pues lo natural en nosotros es mirar hacia afuera, hacia el exterior.

La fe nos da la suficiente oscuridad en nuestra vida para que el verdadero amor sea posible.

La fe nos hace darnos cuenta de que todo lo que nos rodea (que en el fondo siempre termina por frustrarnos) no es lo principal, sino que lo verdaderamente importante no pertenece a este mundo que pasa, sino a otro mundo que permanece.

Nuestro cuerpo es débil y vulnerable, pero nuestra alma tiene ansias de permanencia y durabilidad. La fe nos hace darnos cuenta de esta dualidad y nos prepara para la lucha que se avecina: nuestras pasiones que nos lastran frente a las virtudes que nos dan alas.

Creer no sólo no nos complica la vida, sino que nos abre los ojos al verdadero destino de nuestra existencia: la vida feliz en Cristo.

Mientras nuestros sentidos nos hablan de lo material, la fe nos enseña la prevalencia de nuestra naturaleza espiritual sobre la corporal. Y este camino, a veces, es doloroso porque nos hace desapegarnos de lo que vemos y a lo que nos asimos, para confiar en Jesús que nos enseña el camino hacia nuestro verdadero destino.

jueves, 26 de febrero de 2015

¿No es este el hijo del carpintero?

(Sermón sobre Mateo 13, 54-58)

La respuesta del Señor Jesucristo: Convenía que yo me ocupara de las cosas de mi Padre (Lc 2,49), no indica que la paternidad de Dios excluya la de José. ¿Cómo lo probamos? Por el testimonio de la Escritura, que dice así: Y les respondió: ¿No sabíais que conviene que yo me ocupe de las cosas de mi Padre? Ellos, sin embargo, no comprendieron de qué les estaba hablando. Y, bajando con ellos, vino a Nazaret y les estaba sometido (v. 51)… ¿A quiénes estaba sometido? ¿No era a los padres? Uno y otro eran los padres… ellos eran padres en el tiempo; Dios lo era desde la eternidad. Ellos eran padres del Hijo del hombre, el Padre lo era de su Palabra y Sabiduría (1 Co 1,24), era Padre de su Poder, por quien hizo todas las cosas. […]

Ya he hablado bastante sobre por qué no debe preocupar el que las generaciones se cuenten por la línea de José y no por la de María: igual que ella fue madre sin concupiscencia carnal, así también él fue padre sin unión carnal. Por tanto, desciendan o asciendan por él las generaciones. No lo separemos porque careció de concupiscencia carnal. Su mayor pureza reafirme su paternidad, no sea que la misma santa María nos lo reproche. Ella no quiso anteponer su nombre al del marido, sino que dijo: Tu padre y yo, angustiados, te estábamos buscando (Lc 2,48). […]

¿Acaso se le dice: “Porque no lo engendraste por medio de tu carne”? Pero él replicará: “¿Acaso ella le dio a luz por obra de la suya?”. Lo que obró el Espíritu santo, lo obró para los dos. Siendo —dice— un hombre justo, dice el evangelista Mateo (1,19) justo era el varón, justa la mujer. El Espíritu Santo, que reposaba en la justicia de ambos, dio el hijo a ambos.

San Agustín (354-430), obispo de Hipona (África del Norte), doctor de la Iglesia
Sermón 51, §19-20 y 30

miércoles, 15 de octubre de 2014

El fin de la oración

¿Cuál es el fin de la oración?

Pensamos que orar es dirigirnos a Dios, hablar con Él, pedirle por nuestras intenciones, ponerle al corriente de nuestras necesidades.

Solemos pensar que orar consiste en enlazar una retahila de palabras, y que como no somos capaces de hacer esto o nos aburre, no merece la pena orar.

Pensamos que orar es para las personas de fe elevada, para los monjes o religiosos, para las personas consagradas. Yo no necesito orar.

Sin embargo orar se parece más a escuchar, no con nuestros oídos sino con el espíritu, en nuestro interior.

Dios no necesita que le pidamos nada pues Él conoce nuestras necesidades, aun las que nosotros mismos desconocemos o no sabemos pedir.

Sin embargo, Él nos dice que tenemos que orar, porque por la oración nos ponemos en disposición de oir.

Jesús es el amigo del alma, aquel con el que no te cuesta trabajo abrir tu corazón porque te conoce perfectamente y tú lo conoces a él. Aquel del que sabes que no te va a malinterpretar, que no va a sacar dobleces ni malas intenciones de lo que le digas. Aquel que acogerá tus dolores con ternura y compasión, y no con indiferencia o lejanía.

Pero orar con Él no es una conferencia que le demos con nuestros pesares. Orar es hacer el silencio en nuestro corazón para escucharle, mediante la lectura de la Palabra de Dios, mediante las sugerencias íntimas que recibes en el fondo de tu alma, mediante la recta y sana interpretación de los signos que te rodean.

No ores hasta que Dios te escuche, 
ora hasta que lo escuches a Él