miércoles, 25 de mayo de 2016

Instrumentos de las buenas obras o del arte espiritual, de San Benito

La Regla de San Benito fue la primera regla de vida monástica que sirvió para regir la vida en común de los monjes mediante el retiro del mundo.

Este modo de vida se dio en la Iglesia primitiva desde los primeros tiempos dado que muchos anacoretas se retiraron al desierto a vivir la soledad en la adoración y contemplación de Dios. Sin embargo, San Benito fue el primero que instituyó la vida en común de sus monjes que vivían así retirados del mundo recluidos en un monasterio.

Sobre la Regla de San Benito se han basado muchas formas de vida en común posteriores en la Iglesia, como algunas órdenes mendicantes, por lo que ha sido de una importancia extraordinaria.

En el capítulo 4, San Benito hace una exposición sucinta de lo que él llama "Instrumentos de las buenas obras o del arte espiritual" que no son otra cosa sino consejos dirigidos a sus monjes para llevar una vida cristiana recta. Estos instrumentos han sido objeto de estudio en muchas ocasiones como propuestas de San Benito para la vida espiritual.

Yo simplemente me voy a fijar en uno, si bien todos los demás son dignos de la misma consideración. Lo he resaltado con letra cursiva en el texto: cuando tengas malos pensamientos, estréllalos inmediatamente contra Cristo. Malos pensamientos de cualquier tipo, de los que nos atosigan, de los que nos sobrevienen para robarnos la paz, de los que perturban nuestra tranquilidad en la presencia de Dios. Este consejo de San Benito no llega hasta hoy y debemos hacer uso de él en la medida de nuestras necesidades.

A continuación transcribo la totalidad de dichos consejos de San Benito:

Instrumentos de las buenas obras:

Ante todo amar al Señor con todo el corazón, con toda el alma, y con todas las fuerzas,
y además al prójimo como a sí mismo.
Y no matar.
No cometer adulterio.
No hurtar.
No codiciar.
No levantar falso testimonio.
Honrar a todos los hombres,
y no hacer a otro lo que uno no desea para sí mismo.

Negarse a sí mismo para seguir a Cristo.
Castigar el cuerpo.
No darse a los placeres,
amar el ayuno.
Aliviar a los pobres,
vestir al desnudo,
visitar a los enfermos,
dar sepultura a los muertos,
ayudar al atribulado,
consolar al afligido.

Hacerse ajeno a la conducta del mundo,
no anteponer nada al amor de Cristo.
No consumar los impulsos de la ira,
ni guardar resentimiento alguno.
No abrigar en el corazón doblez alguna,
no dar paz fingida,
no cejar en la caridad.
No jurar, por temor a hacerlo en falso;
decir la verdad con el corazón y con los labios.

No devolver mal por mal,
no inferir injuria a otro e incluso sobrellevar con paciencia las que a uno mismo le hagan,
amar a los enemigos,
no maldecir a los que le maldicen, antes bien bendecirles;
soportar la persecución por causa de la justicia.

No ser orgulloso,
ni dado al vino,
ni glotón,
ni dormilón,
ni perezoso,
ni murmurador,
ni detractor.

Poner la esperanza en Dios.
Cuando se viera en si mismo algo bueno, atribuirlo a Dios y no a uno mismo;
el mal, en cambio, imputárselo a sí mismo, sabiendo que siempre es una obra personal.

Temer el día del juicio,
sentir terror del infierno,
anhelar la vida eterna con toda la codicia espiritual,
tener cada día presente ante los ojos a la muerte.
Vigilar a todas horas la propia conducta,
estar cierto de que Dios nos está mirando en todo lugar.

Cuando sobrevengan al corazón los malos pensamientos, estrellarlos inmediatamente contra Cristo y describirlos al anciano espiritual.
Abstenerse de palabras malas y deshonestas,
no ser amigo de hablar mucho,
no decir necedades o cosas que exciten la risa,
no gustar de reir mucho o estrepitosamente.

Escuchar con gusto las lecturas santas,
postrarse con frecuencia para orar,
confesar cada día a Dios en la oración con lágrimas y gemidos las culpas pasadas,
y de esas mismas culpas corregirse en adelante.

No poner por obra los deseos de la carne,
aborrecer la propia voluntad,
obedecer en todo los preceptos del abad, aun en el caso de que él obrase de otro modo.

No desear que le tengan a uno por santo sin serlo, sino llegar a serlo efectivamente para ser así llamado con verdad.
Practicar con los hechos de cada día los preceptos del Señor;
amar la castidad,
no aborrecer a nadie,
no tener celos,
no obrar por envidia,
no ser pendenciero,
evitar toda altivez.
Venerar a los ancianos,
amar a los jóvenes.
Orar por los enemigos en el amor de Cristo,
hacer las paces antes de acabar el día con quien se haya tenido alguna discordia.

Y jamás desesperar de la misericordia de Dios.

Otros enlaces:
¿Por qué el símbolo del pez?
Una tabla de consuelo y salvación: citas bíblicas y espirituales para nuestras necesidades
Pensamientos para el día a día


lunes, 23 de mayo de 2016

Los pasos del silencio, videos de la vida monástica

Hace algún tiempo, la cadena de televisión TV2000, propiedad de la Conferencia Episcopal Italiana, realizó una serie de reportajes, llamados "Los pasos del silencio" (I passi del silenzio) para mostrar la vida de ciertos conventos contemplativos de Italia, tantos de monjes como monjas.

No son propiamente documentales con extensas explicaciones históricas o artísticas de los lugares visitados, sino más bien testimonios del silencio, de la liturgia y de la vida de esos consagrados.

La gran mayoría de ellos son lugares desconocidos para el común de los fieles, lo que los hace más valiosos.

Y quizás lo más precioso de todos ellos es lo que menos aprecia el mundo: el valor del silencio y el testimonio de fe de los monjes y monjas que ponen en palabras su experiencia de Dios en la vida consagrada.

Cap. 1 - Dominus Tecum (Cistercienses)

Cap. 2 - Mater Ecclesiae (Benedictinas)

Cap. 3 - Eremo di Mosciano

Cap. 4 - Frattochie (Trapa)

Cap. 5 - Macerata (Dominicas)

Cap. 6 - Lecce

Cap. 7 - Santi Quattro Coronatti (Roma - Agustinas)

Cap. 8 - Otranto (Clarisas)

Cap. 9 - Ronciglione

Cap. 10 - Pulsano

Cap. 11 - Camerino

Cap. 12 - Siloé

Cap. 13 - Varazze

Cap. 14 - San Giovanni Rotondo

Cap. 15 - Monasterio di San Damiano

Cap. 16 - Visitandinas (Pinerolo)

Cap. 17 - Abadia di Piona (Cistercienses)

Cap. 18 - Santa Catalina de Alejandría (Urbino)

Cap. 19 - Monasterio San Cosme y San Damián

Cap. 20 - Cottolengo (Turín)

Otros enlaces:
44 preguntas y respuestas sobre Jesús
18 testimonios de que la Santa Misa es sacrificio
Dios ve nuestros problemas desde otra perspectiva

jueves, 19 de mayo de 2016

El bautismo de Alegretta, la niña judía

Por lo que se refiere al bautismo dado a Alegretta, niña judía de unos tres años... contra la voluntad de los padres, los cardenales han decretado que la pequeña niña está verdaderamente bautizada, puesto que concurren la materia, la forma y la intención, que el bautismo puede ser certificado por un solo testigo y aunque los hijos de judíos no pueden ser bautizados contra la voluntad de los padres, si a pesar de todo de hecho son bautizados, el bautismo es válido y el carácter se imprime.

Que la niña bautizada debe ser educada por parte de los cristianos; que la mujer que la ha bautizado debe ser duramente advertida, para que en el futuro se abstenga de cosas semejantes.

Que después debe ser notificado el pueblo que no es lícito bautizar a los hijos de judíos contra la voluntad de los padres porque, aunque el fin es bueno, los medios sin embargo no son lícitos, sobre todo desde el momento en que está en vigor la bula de Julio III que impone la pena de 1000 ducados y la suspensión de los que bautizan a los hijos de judíos contra la voluntad de los padres.
------------------------
Decreto del Santo Oficio, de 23 de julio de 1639, bajo el pontificado de Urbano VIII.
Denzinger, ed. 38, n. 1998.


Parece que el Santo Oficio se tomaba muy en serio el tema del respeto a la libertad de toda persona, primero de los dones entregados por el Creador a Adán y Eva en el paraíso (Gn 2, 16-17). La salvación cristiana es siempre una oferta a todos, no una imposición. Porque hasta el alimento más sublime tomado a la fuerza sabe bien amargo.

Los castigos no eran cosa de tomarse a broma: 1000 ducados y suspensión a divinis (prohibición de administrar los sacramentos).

El fin no justificaba entonces los medios en la Iglesia. Aunque el fin sea el más sublime (la salvación eterna) los medios no pueden olvidarse, porque la salvación y la necesaria conversión a Dios ha sido siempre una oferta para todos, que tenemos que llevar a los confines del mundo. Cambiar los medios que nos alcanzan la salvación no puede justificarse por el gran bien que dicha salvación es.

Es necesario recuperar el espíritu misionero que llevo a tantos en el pasado a llegar a tierras lejanas para predicar el evangelio. Ojalá toda la Iglesia recupere el impulso necesario para ser conscientes de que si no llevamos a Cristo a todos, no lo conocerán y así no podrán adorarlo.

Interpretar una oferta de conversión y salvación a todos, siguiendo las palabras del propio Jesús (Mt 28, 19) como una "conquista" es simplemente una falsedad. La prueba está en este escrito del Santo Oficio de 1639. Entonces Urbano VIII era simplemente católico (=universal). Y decir eso, es decirlo todo.

Otros enlaces:
¿Qué es el Denzinger?
El marco moral que se nos ha dado es inmutable
¿Cuál es la verdadera libertad?

martes, 17 de mayo de 2016

44 preguntas sobre la vida de Jesús

El profesor de la Universidad de Navarra Don Francisco Varo publicó en 2006 en editorial Planeta un magnífico libro titulado "¿Sabes leer la Biblia?" de lectura recomendada para todo quien quiera introducirse en el conocimiento más profundo de las Sagradas Escrituras.

Él, junto con otros profesores, elaboraron hace unos años un canal de videos en Youtube con 44 preguntas y respuestas claras y breves sobre la vida de Jesús. En este artículo me he limitado a recoger los enlaces a dichos videos para facilitar su acceso. Todo lo bueno de los videos pertenece exclusivamente a sus autores. Cada vídeo tiene una duración de 3-4 minutos.

Tocan temas muy interesantes como quiénes eran los principales personajes que intervinieron en la Pasión de Cristo, así como circunstancias que rodearon a su muerte, como si verdaderamente resucitó o no.

1. ¿Fueron los milagros de Jesús trucos de magia?

2. ¿Por qué fue condenado Jesús a muerte?

3. ¿Tuvo hermanos Jesús?

4. ¿Qué relación hubo entre Jesús y la Magdalena?

5. ¿Qué relación hubo entre Pedro y María Magdalena?

6. ¿Qué ocurrió realmente en la Última Cena?

7. ¿Fue Jesús un revolucionario?

8. ¿Jesús resucitó realmente?

9. ¿Jesús era soltero o estuvo casado?

10. ¿Hay documentos históricos de Jesús fuera de la Biblia?
¿Qué es el Testimonium Flavianum?
11. El idioma en que hablaba Jesús, ¿era griego, latín, o cuál?

12. ¿Jesús fundó realmente la Iglesia o es una invención?

13. ¿Quién era Caifás?

14. ¿Qué era el Sanedrín?

15. ¿Cómo fue la muerte de Jesús?

16. ¿Qué sucedió en el Concilio de Nicea?

17. Fariseos, saduceos, esenios, celotes, ¿quiénes eran?

18. ¿Qué relación tuvo Jesús con Roma?

19. ¿Qué actitud mostraba Jesús ante las prácticas de penitencia?

20. ¿Quién fue José de Arimatea?
¿Qué es la unión hipostática?
21. ¿Quién fue el emperador Constantino?

22. ¿Qué fue el Edicto de Milán?

23. ¿Cuál es el estado de la investigación sobre Jesús?

24. ¿Qué es el evangelio de Judas?

25. ¿De qué trata el evangelio de María Magdalena?

26. ¿Quién fue María Magdalena?

27. ¿Quién fue Poncio Pilato?

28. ¿Qué se sabe realmente de Jesús?

29. ¿Qué es el Santo Grial?

30. ¿Dónde nació Jesús?
¿Qué significa IC XC NIKA?
31. ¿De qué manera se escribieron los evangelios canónicos?

32. ¿Qué diferencias hay entre evangelios canónicos y evangelios apócrifos?

33. ¿Qué fue la estrella de Belén?

34. ¿Fue un hecho histórico la matanza de los inocentes?

35. ¿Qué es la biblioteca de Nag Hammadi?

36. ¿Cuáles y cuántos son los evangelios canónicos y los apócrifos?

37. ¿Quiénes eran los apóstoles?

38. ¿Era normal que Jesús estuviera rodeado de tantas mujeres?

39. ¿Qué quiere decir la virginidad de María?

40. ¿Qué es el evangelio de Felipe?
La última oración de Jesús, el salmo 22
41. ¿Qué influencia tuvo San Juan Bautista sobre Jesús?

42. ¿Jesús nació en Belén o en Nazaret?

43. ¿Qué aportan los manuscritos de Qumrán?

44. ¿Estuvo casado San José por segunda vez?


Otros enlaces:
¿Tenemos que poner siempre la otra mejilla?
Jesús, el gran Ingeniero del mundo
Las 7 presencias de Cristo