viernes, 9 de octubre de 2009

Un premio Nobel para un Papa

Todos los años recibimos noticias de premios que se otorgan a muchas personas e instituciones alrededor del mundo. Pero quizás los premios por excelencia, los que gozan de una popularidad especial son los premios Nobel.

No ha faltado la polémica en muchas concesiones de estos premios, en particular de los llamados premios Nobel de la Paz.

Este año ya hemos conocido que el premio ha ido destinado al presidente de los Estados Unidos. Quien ha alcanzado la presidencia de ese pais tiene a su cargo el mayor presupuesto militar del mundo, una industria de producción de armamento que es uno de los baluartes de su economía, compromisos con muchos paises e instituciones que no están basados en principios pacíficos, precisamente, etc.

Sin embargo, hay un Jefe de Estado de un pequeño territorio en el centro de Italia, que no dispone de ningún presupuesto de defensa ni invierte ningún caudal de dinero en promover ningún tipo de guerra u hostilidad en el mundo. Esta persona y la institución que encabeza, y a la que representa ante el resto de los hombres, han defendido la paz verdadera, la que no brota de una falsa justicia sino que se fundamenta en la verdadera. Y ha luchado por ella en numerosas ocasiones, con exposición de su propia vida.

Ese Jefe de Estado es el líder espiritual de 1.000 millones de católicos que siguen y aman a Cristo que es Príncipe de la Paz y que murió de la manera más pacífica y resignada que ha conocido la historia por amor a todos.

Sin embargo, ningún Papa ha recibido el premio Nobel de la Paz. ¿No ha habido Papas que han trabajado por la paz? Seguro que sí, pero probablemente no esté bien visto dar un premio de ese calado a la cabeza de la Iglesia Católica.

Benedicto XV sufrió los horrores de la I Guerra Mundial y trabajó arduamente por la paz.

Pío XII arriesgó su vida y la integridad del propio Estado Vaticano para defender a muchos perseguidos por el régimen nazi, aun cuando sabía que hubieran podido invadir el Palacio Apostólico con la máxima facilidad.

Juan XXIII hizo el mayor alegato en favor de la paz en el mundo en su encíclica Pacem in Terris, entre muchos hechos de su vida que hablan de su corazón pacífico.

Juan Pablo II trabajó arduamente para evitar los conflictos de la guerra del Golfo y la invasión de Irak.

Benedicto XVI no se cansa de hablar y predicar la paz allá donde va y se le escucha.

Pero ningún Papa ha recibido dicho premio. Ni siquiera la Iglesia Católica como institución.

Desde aquí brindo una pequeña idea para devolver el auténtico sentido a este premio: otorgar un último premio al valedor más importante de la paz de todos los tiempos: a Jesús de Nazaret.

A lo mejor tampoco esto está bien visto.

7 comentarios:

  1. Me alegro de que ningún Papa haya recibido un premio tan desprestigiado. Cuando se da a terroristas, abortistas o impulsores de la cultura de la muerte, es mejor no mezclarse con ellos, al fin y al cabo se trata de un premio absolutamente desprestigiado. Curiosamente, el pasado mes de agosto, Obama otorgó la 'Presidential Medal of Freedom', la condecoración civil más importante de los Estados Unidos (otro premio por la paz), a destacados miembros del lobby abortista.

    ResponderEliminar
  2. Estimado amigo:
    Precisamente el hecho de que no haya sido otorgado nunca a un Papa nos habla del desprestigio de este premio desde hace mucho tiempo; a ello se le suma el haber sido otorgado a terroristas y otras personas lejanas a la paz.
    El desprestigio viene de antiguo y todo lo demás viene detrás.

    ResponderEliminar
  3. La respuesta se contesta por si sola.
    Ninguno lo ha merecido de verdad.

    Claro que podemos decir aquello mismo que masculló la zorra cuando no alcanzó las uvas:

    Bah...¡¡Están verdes!!

    ResponderEliminar
  4. pues esto es algo muy mal pero la bentaja esque los papas no han luchado por la paz con la ambision de ser reconosidos, por esto el trabjo realizafo popor los papases un TRABAJO LEGITIMO

    ResponderEliminar
  5. si lo ha merecido y mucho lo que pasa es que los valores cristianos se han tergiverzado y vale mas quien mas se deja llevar por el mundo y no de Dios pero tranquilos queDios en el cielo le dara muchisimos galardones y esos si que son perecederos

    ResponderEliminar
  6. La PAZ no es solo un premio o la palabra PAZ, LA BERDADERA PAZ, son hechos y palabras que fundamenten la esencia de tan alto MINISTERIO; instituido por el mismo CRITO JESUS, y los PAPAS,siguen es CRISTO. Por lo tanto los premios humanos son secundarios,aun que estoy de acuerdo que dicho galardon les PERTENESE por un derecho propio en el caminar de JESUS.

    ResponderEliminar
  7. Estoy totalmente de acuerdo con el editorial me gusto bastante!!!! pero la gran verdad es que estamos en un mundo que sabemos todos quien lo gobierna a su antojo y a como le da la gana me refiero a lucifer. Y estoy seguro que los PAPAS jamas han de haber querido ese premio porq ese premio lo han hecho para gente corrupta que hacen de todo con la mano izquierda perjudicando a muchas personas, estafando, etc y con la mano dercha tratan de ayudar a los necesitados, y haciendose los puros, los castos los santos. Lo importante es que nosotros no estamos aqui para decir que somos nosotros o como somos, suficiente con que Dios y maria lean nuestros corazones.

    Aqui siemnpre va a reinar la maldad, la avaricia, y siemore va a ser premiada con esos galardones.

    ResponderEliminar