jueves, 30 de abril de 2009

Pensamientos (XXI): Benedicto XVI


¿Acaso no tenemos todos de algún modo miedo –si dejamos entrar a Cristo totalmente dentro de nosotros, si nos abrimos totalmente a él–, miedo de que él pueda quitarnos algo de nuestra vida?

¿Acaso no tenemos miedo de renunciar a algo grande, único, que hace la vida más bella?


¿No corremos el riesgo de encontrarnos luego en la angustia y vernos privados de la libertad?


Y todavía el Papa quería decir: ¡no! quien deja entrar a Cristo no pierde nada, nada –absolutamente nada– de lo que hace la vida libre, bella y grande.

¡No! Sólo con esta amistad se abren las puertas de la vida. Sólo con esta amistad se abren realmente las grandes potencialidades de la condición humana. Sólo con esta amistad experimentamos lo que es bello y lo que nos libera. Así, hoy, yo quisiera, con gran fuerza y gran convicción, a partir de la experiencia de una larga vida personal, decir a todos vosotros, queridos jóvenes:

¡No tengáis miedo de Cristo!
Él no quita nada, y lo da todo. Quien se da a él, recibe el ciento por uno. Sí, abrid, abrid de par en par las puertas a Cristo, y encontraréis la verdadera vida.

S.S. Benedicto XVI, Homilía en la Misa de inicio de su Pontificado, 24 Abril 2005.

Enlaces relacionados:
Pío IX: en la definición de la Inmaculada Concepción
Juan Pablo II: La devoción al Sagrado Corazón de Jesús
San Francisco de Asís: Sumo glorioso Dios

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada